Santos no debería haber estrechado la mano a Timochenko

Hoy lo políticamente correcto es aplaudir que un criminal se reúna de tú a tú con el Jefe de Estado ¿Y los principios? ¿No valen nada?

Los sapos que hay que tragarse, Señor. Raúl Castro de gran demócrata, Timochenko, el pacificador. Los críticos, unos guerreristas repulsivos.

La justicia restaurativa es el último disfraz de la impunidad. Usted cuente su verdad y nosotros santificamos sus crímenes. Los jefes de las Farc, de guayabera blanca, son recibidos por Raúl Castro con cariño, muchas sonrisas y abrazos. Son grandes señores. Lo que me temía: entraron en la sala Santos, Castro y Timochenko al mismo nivel. Ninguna diferencia entre un Presidente democrático y un criminal.
Yo creo que mientras siguen siendo unos criminales y no dejan de cometer delitos, Santos no debería haber estrechado la mano a Timochenko. Hoy Santos legitimó a las Farc, su guerra. Si eso es lo que quiere la mayoría de colombianos, perfecto. Esto es una democracia. Lo malo hoy: la legitimación política de las Farc. Lo bueno, es que si cumplieran lo que firman, las Farc tendrían que admitir sus crímenes.

Escuchando a todo el mundo feliz por ese apretón de manos una duda ya de todo.Yo creía firmemente en otros valores. Tendré que botarlos.

Si un Presidente estrecha la mano ante el mundo de un criminal, lo está legitimando. Es como decir que tenían una razón de ser. Y eso no es lo peor. Lean el acuerdo completo y verán que está plagado de trampas. Esos tipos de las Farc son unos genios. Embolatan todo.