Honorables bandidos

Petición del Presidente de que periodistas usemos eufemismos para encubrir a las Farc es grotesca.

La petición del Presidente de que los periodistas usemos eufemismos para encubrir los delitos de las Farc es grotesca. Pretende que hagamos como el Ministerio de Defensa para referirse al secuestro del subteniente Moscoso: “El frente 32 lo tiene indebidamente en su poder”. ¿Tendremos que escribir: “Por un indebido disparo, falleció un soldado”, “Por pisar indebidamente una mina, perdió las piernas”, “Cobraron indebidamente el impuesto 002 a un ganadero?”.

Si el Gobierno disfraza las verdades, si cree que las FF.MM. y la ciudadanía tragan entero, perfecto, pero que no pida que sigamos su ejemplo. La única vía para que la guerrilla deje de ser terrorista, narcotraficante, asesina, es abandonando sus prácticas criminales.

Además, si Santos quiere “desescalar” el lenguaje, que dé ejemplo. Decir que los críticos de su proceso son “enemigos de la paz”, “buitres de la guerra”, “buitres del miedo”, “viven de la muerte” es tanto como tildarlos de sanguinarios. Por eso me hizo gracia escuchar cómo se las daba de blanca paloma en la entrevista con la Guri.

Tan blanca e inocente como algunos movimientos izquierdistas pretenden presentar a Paola Salgado, a Brayan Castillo y a otros detenidos por sus nexos con el Eln. Las investigaciones no son superficiales, comenzaron tiempo atrás y la captura de un veterano miembro del Estado Mayor eleno, en la serranía de San Lucas, en julio del 2013, puso al descubierto sus últimos planes en Bogotá.

Es el frente Domingo Laín, que obtiene en Arauca importantes fondos, el que financia las correrías de sus muchachos capitalinos. Cuentan con varias células clandestinas en las universidades públicas de Bogotá, aunque ellos jurarán que son movimientos de lucha pacífica, así siempre vayan encapuchados y con guantes, incluso cuando la Nacional los invitó a participar en un alucinante ‘Foro de acción colectiva violenta’.

Dos células componen su mascarón de proa: ‘Llamarada’, al que pertenecen Paola y Brayan, y la ‘Unión Camilista Revolucionaria’ (de la que cuelgan ‘M-Barricada 4-M’, ‘TNT’, ‘MER’, ‘LES’, ‘FPS’, ‘Colectivo Anarkos’, entre otros).

Los integrantes de cada una –unos 15 sujetos– empiezan con acciones de menor resonancia, como hacer apología del terrorismo eleno y participar en paros. Escalan poco a poco hasta demostrar que pueden asumir acciones de alto impacto.

En cuanto se involucran en un atentado terrorista, como la bomba en el CAI de Lourdes de Bogotá, en junio pasado, o meter 837 papas bomba en la Nacional para atacar a la policía, como hizo Paola Salgado, ya no tienen marcha atrás. El Eln no se lo permitiría.

El arresto del grupo de jóvenes es un duro golpe para los elenos. Ya no les resulta fácil formar cuadros, tarea que demora unos tres años. Desde que las FF. MM. eliminaron los frentes alrededor de Bogotá, se les complicaron la coordinación y el entrenamiento.

El próximo 3 de agosto, día que comienza la semana de inducción en la Nacional, enviarán reclutadores encapuchados para captar nuevos elementos. Se acercarán a los novatos y les venderán su carreta. Algún incauto caerá en sus redes y a la vuelta de un par de años serán del Eln.

NOTA. Si las minas de El Orejón son de plástico y no son detectables, que las busquen los guerrilleros. Que pongan ellos el pecho. No pueden quedarse tomando gaseosa mientras los soldados mueren intentando desenterrarlas. Otro acuerdo chimbo de La Habana. ¿O debí utilizar otra palabra?

Salud Hernández-Mora para eltiempo.com