Las mañas de Gaviria

¿Es este el país que queremos? ¿El que nos venden la clase dirigente y sus politiqueros? ¿El que apesta? Todo lo que envuelve la elección de Contralor evidencia su convencimiento de que Colombia es su finca y nosotros, sus sumisos jornaleros.
La pelea por el suculento botín es más torcida que la torre de Pisa. Gaviria y Santos están dando un espectáculo deplorable. El Presidente, sin pudor alguno, apoya a Edgardo Maya, que reúne todos los requisitos para desprestigiar al organismo que supervisa las cuentas públicas embadurnadas de corrupción.