Los acosadores

He dudado mucho antes de escribir esta columna. Con todas las tormentas que asuelan a Colombia, la denuncia puede parecer una brisa. Y, encima, me genera muchos más problemas que llamarle mafioso y matón a ‘Iván Márquez’ (que además no son insultos, sino una certera definición).
Y es que a muchos altos cargos no les basta con ser corruptos. También se dedican a acosar funcionarias. Se creen como 007, con licencia para pedirlo. Piensan: “Tengo poder, así que me como las que quiero”.