El otro Gabo

A nadie se le ocurriría discutir la genialidad de García Márquez, su llegada al olimpo de la literatura universal. Pasarán siglos y su nombre perdurará, como ocurre con Cervantes, por citar al más grande de lengua española. Sin embargo, sus posiciones políticas, sus acciones como personaje influyente con enorme poder, yo creo que sí pueden ser materia de debate.