Columnas

Otro papayazo

Da jartera escribir de magistrados. Llevo años dedicándoles columnas y no dejan de dar papaya.

Ya hay otro magistrado de la Corte Constitucional contra las cuerdas. Ahora es Luis Ernesto Vargas el que debe responder por sus amistades peligrosas. Tiene que explicar por qué recibió varias veces en la Corte al abogado Fernando Sarmiento Cifuentes si tenía entre manos una tutela de ese señor. Por qué razón fue el único magistrado que no aceptó el fallo contrario a Sarmiento Cifuentes y prefirió hacer un salvamento de voto.

De paso, sería bueno conocer cuál es la relación del magistrado citado y su colega Eduardo Mendoza con el abogado César Julio Valencia Copete. Lo recibieron en sus respectivas oficinas cuando estudiaban una tutela de la empresa que defendía ese señor y después lo favorecieron hasta donde más pudieron. Y hablando de Mendoza, ¿se vio con Alejandro Char y su hermano con un Nule cuando estudiaba un caso que afectaba a ambos empresarios?

Aunque no lo crean, da jartera escribir de magistrados. Llevo años dedicándoles columnas críticas y nada que dejan de dar papaya. Sería estupendo verlos dedicados a hacer su trabajo en silencio, sin dejarse manosear por tanto avispado con intereses ocultos tipo Giorgio Sale (¿o es falso, señor Arrubla?). Qué bueno que eligieran los reemplazos rápido y así evitarían la politiquería barata y ese mundo de conjueces.

En fin, que se la pasan en tanta vuelta turbulenta, en tanto viaje gratis-total (¿van a decir María Victoria Calle y Gustavo Gómez que no fueron a Ginebra 21 días con viáticos de 15’790.500 pesos cada uno?), que restan tiempo a los casos que le importan al ciudadano de a pie.

Como una tutela que interpuso una chica normalita y corriente que nunca encuentran el tiempo de leer.

Luz Stella Puerta Hoyos podría ser una de las grandes golfistas colombianas si no se hubiera cruzado en su vida un oftalmólogo llamado Luis Antonio Ruiz Murcia.

Cuando ella tenía 19 años, le practicó una cirugía para corregir el astigmatismo y la hipermetropía que padecía. Por descuido médico, provocó una infección que causó la pérdida tanto de su ojo derecho como de su brillante carrera profesional. Ya había sido campeona suramericana y los expertos le auguraban un futuro brillante. Pero con un solo ojo no hay profundidad de visión y resulta imposible jugar al golf de élite.

En lugar de compensar a su paciente, como correspondía a la magnitud de su embarrada, optó por tomar un atajo sinuoso para incumplir su obligación. Por una sentencia injusta, el doctor Ruiz

Murcia desembolsó 167 millones, una cifra irrisoria para el daño generado. Puerta impugnó el fallo y lleva 15 años recorriendo los estrados judiciales.

No lo hace por capricho, sino porque ya ha gastado 92 millones de pesos en 24 años de cirugías y necesitará más en el futuro. Los jueces no entienden que no es solo poner una prótesis y ya, sino que son necesarias un sinnúmero de operaciones adicionales cada dos y tres años. También ignoran que los abogados de personas sin grandes recursos ganan un porcentaje sobre la indemnización. En el caso de Puerta fueron 63 millones de pesos, incluido el IVA. Además de desconocer el perjuicio de truncar una carrera deportiva de primer nivel.

Puerta puso una tutela ante la Corte Constitucional exigiendo una cantidad justa. ¿Será que una cita con un magistrado empuja la selección?

NOTA: habrá que estar atentos a la elección del Registrador que harán las tres cabezas de las altas cortes –qué peligro– para ver hasta dónde llega la mano turbia del Gobierno.

Salud Hernández-Mora para eltiempo.com

Más...

Honorables bandidos

Petición del Presidente de que periodistas usemos eufemismos para encubrir a las Farc es grotesca.

La petición del Presidente de que los periodistas usemos eufemismos para encubrir los delitos de las Farc es grotesca. Pretende que hagamos como el Ministerio de Defensa para referirse al secuestro del subteniente Moscoso: “El frente 32 lo tiene indebidamente en su poder”. ¿Tendremos que escribir: “Por un indebido disparo, falleció un soldado”, “Por pisar indebidamente una mina, perdió las piernas”, “Cobraron indebidamente el impuesto 002 a un ganadero?”.

Si el Gobierno disfraza las verdades, si cree que las FF.MM. y la ciudadanía tragan entero, perfecto, pero que no pida que sigamos su ejemplo. La única vía para que la guerrilla deje de ser terrorista, narcotraficante, asesina, es abandonando sus prácticas criminales.

Además, si Santos quiere “desescalar” el lenguaje, que dé ejemplo. Decir que los críticos de su proceso son “enemigos de la paz”, “buitres de la guerra”, “buitres del miedo”, “viven de la muerte” es tanto como tildarlos de sanguinarios. Por eso me hizo gracia escuchar cómo se las daba de blanca paloma en la entrevista con la Guri.

Tan blanca e inocente como algunos movimientos izquierdistas pretenden presentar a Paola Salgado, a Brayan Castillo y a otros detenidos por sus nexos con el Eln. Las investigaciones no son superficiales, comenzaron tiempo atrás y la captura de un veterano miembro del Estado Mayor eleno, en la serranía de San Lucas, en julio del 2013, puso al descubierto sus últimos planes en Bogotá.

Es el frente Domingo Laín, que obtiene en Arauca importantes fondos, el que financia las correrías de sus muchachos capitalinos. Cuentan con varias células clandestinas en las universidades públicas de Bogotá, aunque ellos jurarán que son movimientos de lucha pacífica, así siempre vayan encapuchados y con guantes, incluso cuando la Nacional los invitó a participar en un alucinante ‘Foro de acción colectiva violenta’.

Dos células componen su mascarón de proa: ‘Llamarada’, al que pertenecen Paola y Brayan, y la ‘Unión Camilista Revolucionaria’ (de la que cuelgan ‘M-Barricada 4-M’, ‘TNT’, ‘MER’, ‘LES’, ‘FPS’, ‘Colectivo Anarkos’, entre otros).

Los integrantes de cada una –unos 15 sujetos– empiezan con acciones de menor resonancia, como hacer apología del terrorismo eleno y participar en paros. Escalan poco a poco hasta demostrar que pueden asumir acciones de alto impacto.

En cuanto se involucran en un atentado terrorista, como la bomba en el CAI de Lourdes de Bogotá, en junio pasado, o meter 837 papas bomba en la Nacional para atacar a la policía, como hizo Paola Salgado, ya no tienen marcha atrás. El Eln no se lo permitiría.

El arresto del grupo de jóvenes es un duro golpe para los elenos. Ya no les resulta fácil formar cuadros, tarea que demora unos tres años. Desde que las FF. MM. eliminaron los frentes alrededor de Bogotá, se les complicaron la coordinación y el entrenamiento.

El próximo 3 de agosto, día que comienza la semana de inducción en la Nacional, enviarán reclutadores encapuchados para captar nuevos elementos. Se acercarán a los novatos y les venderán su carreta. Algún incauto caerá en sus redes y a la vuelta de un par de años serán del Eln.

NOTA. Si las minas de El Orejón son de plástico y no son detectables, que las busquen los guerrilleros. Que pongan ellos el pecho. No pueden quedarse tomando gaseosa mientras los soldados mueren intentando desenterrarlas. Otro acuerdo chimbo de La Habana. ¿O debí utilizar otra palabra?

Salud Hernández-Mora para eltiempo.com

Más...

¿Es el Papa coherente?

Me fascina su mano dura contra la contaminación, pero no lo siento coherente siempre.

Me gusta este Papa, ha tomado medidas que los católicos llevábamos años esperando, tales como equiparar los curas pedófilos al resto de depravados o implantar la austeridad en una Iglesia derrochona. Pero tampoco lo divinizo; hay declaraciones que rozan el populismo: la de predicar que el capitalismo es el causante de todas las desgracias. No es que sea la panacea, pero caminando por Santa Cruz de la Sierra (Bolivia) los pasados días o por Asunción (Paraguay) ahora, me preguntaba a qué capitalismo se refiere, si al de Japón, Singapur, Suiza, Noruega, Estados Unidos, Alemania, Finlandia o al de Paraguay y Bolivia.

Porque en casi toda América Latina no impera el capitalismo sino un sistema que mezcla la corrupción y la avaricia. Ese que privilegia a grupos de poder nacionales y locales, que capturan el Estado para servirse de él. Que yo sepa, la alternativa al capitalismo es el socialismo de Chávez, que tiene a su riquísimo país sumido en la miseria, o el de las dictaduras comunistas de la hoz y el martillo, las que tumbaron los propios ciudadanos que las sufrían porque aplastaban sus libertades y privilegiaban a la casta comunista.

Por el contrario, millones de latinoamericanos han encontrado en la capitalista Estados Unidos las oportunidades y la movilidad social que no hallaron en sus países. Y no porque las transnacionales les chuparan la sangre, sino porque los corruptos y la desidia se tragan todo lo que las naciones producen.

Estoy cubriendo para El Mundo la visita del Papa en Bolivia y Paraguay, y escucho siempre lo mismo: que sus países son maravillosos, privilegiados por Dios y la naturaleza, pero carcomidos por los dirigentes corruptos.

Asistí a la reunión del Papa con los movimientos populares en Santa Cruz. Ante el Santo Padre, leyeron las conclusiones de un encuentro de varios días y sonaban a una lista de la compra que podría suscribir cualquier vendedor de ilusiones irrealizables, nada sesudas, similares a las de los famosos foros que organizó la ONU y otros para llevar propuestas a Cuba.

En su turno, el Papa se fue lanza en ristre contra el sistema capitalista, el consumismo desbordante y la despiadada manera de destrozar la naturaleza de los países ricos.

Nadie puede desconocer que al paso que vamos la Tierra no resiste, pero eché en falta mencionar que si está creciendo la economía del país de Evo, al que el Papa admira, al margen de buenas políticas como la de incluir a los indígenas, es debido a la explotación de sus recursos naturales y a que roban mucho menos en el gobierno nacional, aunque no en los locales. ¿No le contaron al Papa que el presidente Morales impulsa la construcción de una gigantesca central eléctrica para exportar energía y una carretera que atravesará un parque natural, pese a la férrea oposición de comunidades indígenas? Es más fácil disparar contra las naciones ricas.

Tampoco me impresionó el perdón por lo que hizo la Iglesia hace 500 años. Son tiempos distintos, no existían los DD. HH. a ningún lado del Atlántico, ni para blancos ni para indios.

No sé qué pensar. Me fascina su mano dura contra la contaminación, contra el consumismo, su limpieza de la Iglesia, pero no lo siento coherente siempre. Con perdón del Papa, al que profeso enorme respeto, yo quisiera que Bolivia fuera la capitalista y equitativa Alemania antes que la socialista y corrupta Venezuela.

Salud Hernández-Mora para eltiempo.com

Más...

¿Cuánto vale usted?

Quisiera saber cómo deciden la cuantía, cómo establecen que por una niña son 20 y por otra 300.

¿Se lo ha preguntado alguna vez? ¿Qué recompensa darían por usted si lo secuestran? ¿Cuánto por sus asesinos si lo matan? ¿Qué cifra por atrapar a los que pongan una bomba en su pueblo? En definitiva, ¿qué valen usted y los suyos para el gobierno de turno?

Es hiriente comprobar que hay ciudadanos y ciudades de primera, de segunda y de ínfima categoría.
Dos bombazos en Bogotá, con un herido grave y sin muertos, valen 100 millones de recompensa para agarrar a sus autores y que Santos regrese de inmediato de un viaje oficial. No sé si fue por la capital o por el dueño de Porvenir, pero interrumpió su presencia en la enésima cumbre del año para estar presente en uno de los estériles consejos de seguridad en la Casa de Nariño.

Sin embargo, para pescar a los que pusieron la bomba de Tumaco de mayo pasado, que le costó la vida a un policía y dañó un sinnúmero de viviendas, ofrecieron 50 millones.

La libertad de la hija pequeña del director DNP, a la que sometieron a la abominable tortura de un secuestro (a ella y a su familia), valió una recompensa de 300 millones y que varios ministros se desplazaran a Cúcuta a interesarse por su caso.

La niña Yessica Paola Arias, desaparecida en el parque Tayrona el viernes 26 de junio, no ha merecido hasta la fecha ninguna visita ministerial a sus papás, y en 20 millones de pesos cifraron la recompensa por ayudar a encontrarla, es decir, el valor de su vida.

La desaparición de Paula Ortegón, de 36 años, no valió ni los 5.000 pesos que le habría costado a un investigador de la Fiscalía el pasaje en chiva al pueblo del que se la llevaron. Y no hubo un peso de recompensa, que es una práctica ruin y anticívica, pero muy útil para medir el interés oficial por la víctima.

Recuerdo los 500 millones por los matones de Mateo y Margarita, estudiantes capitalinos asesinados en Córdoba, una tragedia espantosa pero igual de abominable que el crimen de otra pareja de universitarios –Silvia y Juan Carlos– por cuyos asesinos ofrecieron 100 millones de pesos que luego subieron porque la comparación con los bogotanos levantó ampollas.

No sé qué pensarán en Tumaco y en otras partes de Colombia que sufren permanentes ataques de esos desalmados que pontifican sobre lo divino y lo humano desde Cuba. Hasta la fecha, Santos nunca ha cancelado una de sus innumerables visitas al exterior por ellas.

Quisiera saber cómo deciden la cuantía, cómo establecen que por una niña son 20 y por otra 300, que por un policía y una ganadera nada, que una ciudad vale 50 y otra 100; quién tiene la última palabra sobre el valor de una vida humana, si existen límites, si es según soplan el viento, los medios y el Presidente, como me temo que ocurre. ¿No debería haber transparencia y criterios equitativos? Aunque lo ideal sería suprimir las recompensas.

NOTA: mi sentido pésame a Matador, compañero de página. Debe ser angustioso saber la hora de la muerte de tu padre, verlo sufrir al punto de pedir irse antes de tiempo.
Como católica practicante no podría hacerlo, resistiría hasta que Dios quisiera llevarme. Pero no tengo autoridad moral para criticar la voluntad de quien decide que acaben con su vida porque padece una enfermedad terminal y no resiste más. Si Ovidio González consideró que ese debía ser su fin y no perjudica a nadie, no veo por qué impedírselo. Pero que también se respete a los médicos que no quieren aplicar la eutanasia por sus principios morales.

Salud Hernández-Mora para eltiempo.com

Más...

¿Cuál capital político?

Ni Gobierno ni Farc pretenden hallar verdades, sino sepultarlas con cientos de acusaciones cruzadas.

No sé qué fastidia y duele más, si escuchar que se juega su capital político o que ya estamos en posconflicto. El primero, además de ser un capital escuálido (ganó una vez por Uribe y la otra por la ‘mermelada’ y el Polo), les importará a su hijo Martín, que aspira a sucederlo algún día, y a él mismo, pero estoy convencida de que fuera de sus áulicos, a la gente del común le vale cinco.

Lo que está en juego es el país, su futuro y su presente; y si pierde, perdemos todos, y mucho.

Él y sus aliados creen que arrodillándose ante el poder de los fusiles, como hicieron con Escobar en su día, conseguirán firmar una paz así haya que entregar el alma. Otros, que estamos en minoría, pensamos que hay valores y principios irrenunciables sobre los que se construyen sociedades pacíficas y justas a largo plazo.

La otra declaración presidencial es de un cinismo atroz, además de un desprecio a la memoria de los que aún pierden la vida, como los siete uniformados asesinados esta semana en Caquetá y Meta, y los mutilados por la sinrazón terrorista.

Una no sabe si reírse o llorar de rabia al escucharle asegurar en el exterior, ante audiencias ignorantes de la realidad colombiana, que ya nadamos en las aguas serenas del posconflicto gracias a un acuerdo de desminado de una sola zona chica y porque devolvieron unas tierras a los pocos que pueden ocuparlas de nuevo. Pero silencia que las Farc siguen fabricando y sembrando cientos de minas y desterrando campesinos.

Santos debería saber a estas alturas del proceso que no por contar falsedades al mundo, por hablar de un país que solo existe en su burbuja palaciega, firmarán las Farc mañana mismo. La banda criminal juega con sus prisas, con sus ansias de ganar el Nobel, y si sigue así de condescendiente, de pronto esperan al siguiente presidente.

Afanes no tienen, lo suyo en Cuba es un gana-gana. Sería una torpeza desperdiciar tantas ventajas, como que Santos recorra el planeta abogando por ellos y disfrazándolos con ropajes pacifistas y democráticos, además de concederles lo que piden.

Vean esa Comisión de la Verdad, que tantas veces exigieron y que tiene como único fin tapar las atrocidades de la guerrilla y magnificar las culpas de los contrarios. Recomiendo la lectura completa del acuerdo para constatar que fueron las Farc las que idearon y redactaron las características del engendro.

Si decenas de jefes paramilitares llevan 8 años vomitando verdades a chorros y no tenemos aún ni dos tercios del cuadro completo y tampoco se procesa semejante cúmulo de información, ¿cómo pretenden comprimir en solo tres años y con un puñado de historiadores parcializados nada menos que medio siglo de acontecimientos violentos, con todos los colombianos y varios países extranjeros como presuntos culpables?

La respuesta es obvia: ni Gobierno ni Farc pretenden hallar verdades, sino sepultarlas con cientos de acusaciones cruzadas. En medio de la gritería, los capos guerrilleros saldrán indemnes.

Igual que la engañifa de vendernos eso de que estamos en un “conflicto armado interno”, como si existieran dos bandos. Con ello las Farc consiguieron que legitimaran el asesinato de policías y militares.

Y ahora Uribe propone zonas de concentración con armas, otra ventaja para los terroristas. Que entrenen, planeen atentados y descansen juntos para estar preparados por si falla el proceso. ¿Por qué no les entregan ya las llaves de las ZRC y terminamos este peligroso circo?

Salud Hernández-Mora para www.eltiempo.com

Más...