Columnas

Pilas con este robo

¿Cómo así que uno posee un predio y unos hampones lo invaden y la Policía no puede sacarlos?

¿Cuál es la seguridad jurídica de este país? ¿Cómo así que uno posee un predio y unos hampones lo invaden, montan un cambuche, lo reclaman como suyo y la Policía no puede sacarlos? Igual hacen con una casa o una tienda. ¿En qué queda el derecho de propiedad? ¿Por qué la Policía tiene las manos atadas? Las leyes son tan absurdas y los bandidos tan numerosos que uno está indefenso.

Vean esta historia real, que ocurre con más frecuencia de lo que pensamos. En Bogotá las bandas de ladrones de predios y casas se mueven sobre todo en Suba y en el centro, donde los barrios son más vulnerables por los negocios y viviendas antiguas, muchas desocupadas y pertenecientes a personas de edad. Pero lo mismo puede pasar en otras ciudades y pueblos.

3 de mayo pasado. Blanca Lidia Ortiz, dueña del predio de la carrera 5.ª n.° 22-61, a pocos metros de la torre Bacatá, acudió ese día a hacer aseo. Había sido siempre un parqueadero, pero dos años atrás se lo sellaron por una arbitrariedad y desde entonces permanecía vacío y cerrado.

Cuando la mujer iba llegando, se sorprendió al ver carros en su propiedad y un joven que dijo ser empleado. Preguntó qué hacía ahí y enseguida apareció el señor Gabriel Camilo Vergara Aristizábal. Sacó una copia de un contrato de arrendamiento en virtud del cual una tal Leidy Carolina Rondón Campos se lo alquiló por 3 millones de pesos mensuales. Al rato se presentaron unos compinches del bandido alegando ser los propietarios.

Sin dar crédito a lo que oía, la verdadera dueña avisó a sus hijas y a la Policía. Los agentes indicaron que le corresponde a la Fiscalía determinar si el contrato es falso o no, y solo pudieron cerrar el parqueadero por estar sellado. La ley no les deja hacer más.

4 de mayo. Una de las hijas de la dueña acudió con su esposo al parqueadero. Los hampones llegaron a los pocos minutos y los amenazaron con revólver para que se fueran. Alguien llamó a la Policía y la cosa no pasó a mayores.

Días sucesivos. En la alcaldía menor de Santa Fe tampoco cuentan con herramientas legales. No dudan de que se trata de una banda que se apodera de predios invadiéndolos y presentando en los tribunales un arsenal de pruebas, testigos y documentos falsos. “Pueden instalar una carpa, hacerse una foto varios días, y eso genera posesión”, informa un funcionario. Aconsejaron a la dueña mantener allegados en el predio de día y de noche para evitar que la banda volviera a meterse.

En la Oficina de Instrumentos Públicos hay casos similares. Pero no pueden hacer gran cosa; además, saben que allí mismo hay quienes ayudan a los bandidos. Recomendaron a la dueña sacar todas las semanas el certificado de tradición y la escritura pública puesto que como el caso terminará en juicio, podrá aportarlos para demostrar que el parqueadero es suyo. Esas bandas pagan abogados sin escrúpulos que conocen todos los vericuetos legales y a los empleados que falsifican documentos.

Ante el tsunami terrorista es un tema menor, pero hay otros problemas cotidianos como este y resulta increíble que la Policía y las alcaldías no tengan dientes para atajar a los bandidos y proteger la propiedad privada.

NOTA: otra de hampones. Felice Grimoldi, director general de Comfenalco Valle, y tres directivos de sus entrañas incrementaron su patrimonio con fondos de afiliados. Lógico que ese señor tenga esta máxima: “Yo creo en la ética y la moralidad, pero aterrizada y pragmática”.

Salud Hernández-Mora

Más...

Semana de infamias

Hay muchas Jineth y Natalias que pelean por los derechos de las víctimas. No tiren la toalla.

Dios mío, cuida siempre a Daniela. Espero que hoy domingo esté ya libre, con sus padres (escribo el viernes). Secuestrar a una niña, someterla a una tortura semejante, es una infamia. Que Dios los perdone; yo no podría.

* * * *

Esta carta es para Jineth, aunque empecé con Daniela. Ayer me decías que estabas destrozada por la indiferencia de una fiscal que prefirió creer a un criminal antes que a su víctima.

Tú eres fuerte y tienes la suerte de contar con muchas tribunas para elevar tu voz de protesta. Lejos de entristecerte, piensa que es otra oportunidad que te da la vida para luchar con más fuerza. Si tú no lo haces, ¿quién tomará el relevo?

Hay muchas mujeres que ven en ti su único apoyo. Has demostrado lo valiente que eres, igual que tu madre. Sigue adelante; la gente chiquita, la corrupción, la ineptitud no pueden detenerte. Es el pan nuestro de cada día en este país donde la arbitrariedad judicial y la impunidad son la norma.

Mira a Natalia Ponce luchar con fuerza, y eso que a ella su vida se la truncaron. Ya has ganado, metan o no a ese violador a la cárcel. Ya has logrado que otras mujeres sientan fuerzas para dar la cara y denunciar, para saber que una violación no es culpa de la víctima.

Y ahora, aunque seas la damnificada, pones de manifiesto la falta de justicia en casos flagrantes. ¿Por qué crees que la Policía en Bogotá ha tenido que proteger a 600 delincuentes para que no los linchen? Porque la gente siente que no hay justicia, esa que el Fiscal General desprecia. La justicia que él llama punitiva y que consiste en que si la haces, la pagas con cárcel.

Sí, claro que esta sociedad es inequitativa y que hay mucho joven y adulto sin oportunidades. Pero es precisamente en los barrios más abandonados, los más deprimidos, donde suelen recurrir a los linchamientos. Porque un ladrón les roba lo que les cuesta un mundo conseguir, porque están hartos de matarse trabajando de manera decente en un semáforo, porque no soportan más que los ladrones que un día agarran jugándose la vida, al día siguiente sigan en las calles.

¿Y qué decir de los violadores? El que violó y asesinó a una adolescente de 15 años se libró de milagro de la furia de la turba. ¿Se los puede culpar? Yo deploro esos ataques, pero los comprendo. Solo pensar lo que le hizo a la niña y tener la duda de si recibirá su castigo es motivo suficiente para despertar la ira colectiva. Mañana, pensará más de uno, puede ser mi niña.

El Congreso, que esta semana se vanagloriaba de ese engendro del equilibrio, debería pellizcarse y saber que no han hecho nada ni por Jineth ni por evitar los linchamientos, que no dejan de ser una salvajada. La justicia seguirá siendo lenta, ineficaz y con altísimos grados de impunidad porque la reforma constitucional que hicieron en nada beneficia al ciudadano de a pie.

Hay muchos jueces y fiscales que dejan el alma en su trabajo, y muchas Jineth y Natalias que pelean por los derechos de las víctimas. No tiren la toalla. Que no les ganen los Montealegre de turno, que solo intervienen cuando los arrasa la ola mediática.

NOTA. ¿No les avergüenza a la cúpula policial y al Ministro de Defensa ver a sus policías durmiendo en la calle en Las Mercedes? ¿Cómo pretenden que los respete la ciudadanía si ellos los tratan a las patadas?

Salud Hernández-Mora

Más...

Fútbol putrefacto

No creo que nadie del universo futbolero se sorprendiera de la trama corrupta.

Pocas cosas unen tanto como la corrupción colectiva. Lo demostraron en la Fifa al reelegir a Blatter para su quinto mandato. Ladrones unidos, bien dormidos y comidos, jamás serán vencidos. Alojados en el exclusivo hotel Baur Au Lac, de Zúrich, mínimo 1.000 euros por noche (2’700.000 pesos), tragando caviar a 368 euros/ración, votaron con más alegría esas gentes de moral distraída empeñadas en tapar.

Blatter confiará en concluir indemne su mandato, a los 84 años, edad que demuestra que los reinados Fifa son vitalicios. Lo comprobamos con algunos de los detenidos, también octogenarios. Quizá les den ancianato por cárcel.

No creo que nadie del universo futbolero se sorprendiera de la trama corrupta. Si acaso, que la destaparan. Es un deporte que aúna tantos intereses económicos y políticos que da la impresión de que no existe demasiado ánimo por desenmascarar sus trampas.

Quedó demostrado con la elección de Catar como sede mundial, pequeño emirato que no llega a los 250.000 habitantes nativos. Solo con una chequera multimillonaria, dispuesta a comprar voluntades, podía ganar un país que sabe menos de fútbol que nosotros de críquet; que tiene pocos aficionados y estadios, que subyuga a sus mujeres y esclaviza a los cerca de 1,5 millones de emigrantes sin cualificación, el grueso de la población. En su inmensa mayoría son indios, paquistaníes, nepalíes y bangladesíes, nacionalidades donde el fútbol es una rareza aburrida.

De momento, la justicia gringa solo ha descubierto cómo unos directivos, latinoamericanos en su mayoría, se llevaban sobornos millonarios por beneficiar a determinadas empresas. No son los únicos, sino los primeros en caer, pero no confío en que se atrevan a continuar sus averiguaciones con los cataríes, riquísimos en gas, crudo y petrodólares, por las implicaciones económicas que tendría enfrentarse con el emir y su corte.

Lo que sí podrían hacer los que quieran limpiar un deporte que adoramos dos o tres mil millones de fanáticos alrededor del planeta es aprovechar la ola investigativa para desterrar a los torcidos tanto en las federaciones nacionales, que abundan, y en el fútbol profesional, o mataremos la gallina de los huevos de oro.

Desde niña sigo este deporte, fui varios lustros al Bernabéu a seguir al Real Madrid, y de unos años a esta parte pienso que hay negocios oscuros alrededor de los fichajes, máxime ahora que piden cantidades absurdas por las estrellas y por las que no lo son.

Es innegable que cifras como los 85 millones de euros por James (31.500 millones de pesos), los 65 por Kaká o los 95 por Bale merecerían hacer cuestionamientos serios. Ni hablar de los 4 y 5 millones de euros que pagan por jugadores de poco nombre y escasa proyección, que compran para sentar en la banca y de los que nadie se vuelve a acordar.

¿No hay coimas a directivos ni jugarretas inconfesables de los mánager para subir su valor? ¿Todo lo manejan con pulcritud? ¿Por qué los medios no investigamos con lupa?

Puede que la falta de interés periodístico se deba a que necesitamos el deporte rey tanto como los políticos. Nos genera mucha audiencia en radio, prensa y televisión, y a los políticos les viene estupendo para silenciar un escándalo e ignorar una crisis.

Yo salvo a los futbolistas, casi todos se centran en jugar y dejan los negocios en otras manos. Menos los que participan en las apuestas, un problema que crece a velocidad sideral.

Salud Hernández-Mora

Más...

‘Timochenko’, mi amor

Recuerdo que en el Caguán a los comandantes les enfermaba que los denomináramos terroristas.

¿Cómo le hace esto al Presidente, con lo bien que se porta con ustedes? Uno comprende que usted, tan alejado de los anhelos y preocupaciones de su tropa como Santos de la suya, tenga que darles contentillo después del elevado número de bajas. Pero seguro es consciente de que su contraparte no quería causar un daño grande, que tenía maniatadas a las FF. MM. y Policía Nacional desde hacía rato. De pronto también él se vio obligado a soltarles un poco las riendas para compensar la indignación que causaron los 11 militares asesinados y por la debacle en las encuestas, pero estoy convencida de que nunca esperaba una cifra de 26 muertos.

Le pido que se grabe bien en su anquilosada mente que los guerrilleros que perdieron la vida son responsabilidad exclusiva suya y de sus lugartenientes. Si los jefes farianos no siguieran atornillados a su lucrativo negocio, si no fueran cobardes y admitieran que se equivocaron y cerraran el chuzo a cambio de generosos beneficios judiciales, esos muchachos seguirían vivos.

En cuanto a la ruptura de la tregua, apuesto desde ya que termina favoreciendo a Santos. Verá que los asesinatos que cometa su gente a partir de ahora se los achacarán a los que criticamos la manera tan entreguista de conducir el proceso de paz. Dirán que es lo que buscamos los “enemigos de la paz”.

En todo caso, no modificará en nada el curso de las negociaciones. Santos sigue empeñado en que firmen antes de fin de año, algo que no ocurrirá. Nos vamos para el 2016 y después al 2017, por mucho que les siga haciendo concesiones a la desesperada, una actitud que lo debilita en las negociaciones porque se le notan demasiado las ganas.

Ya les quitó las fumigaciones, que es a lo único que le temen los cultivadores de coca; les sirve toda una ministra de Exteriores a la mesa y pone en Defensa a un personaje que no los llamará por su nombre. Ambos, además, de mano endeble.

La incorporación de la Ministra, que se ha caracterizado por avalar los atropellos de Maduro, tiene consecuencias nefastas. Con su sola presencia en Cuba, imprime más valor político a las Farc ante la comunidad internacional, y es un empujón al paso siguiente de retirarlas de las listas de organizaciones terroristas de USA y la Unión Europea.

Recuerdo que en el Caguán a los comandantes les enfermaba que los denomináramos terroristas, no es cuestión menor para ustedes, y un obstáculo para que avance el punto de las víctimas.

Como no dan su brazo a torcer, Santos sigue regalándoles detallitos. Ya no tendrán a nadie en el Ejecutivo ejerciendo el papel de halcón. Adiós a las palabras ‘narcoterroristas’, ‘criminales’ o ‘enemigos’. Ahora serán insurgentes, subversivos, rebeldes o guerrilleros. Y, por supuesto, lo del bombardeo a campamentos y los objetivos de alto valor, que ya apenas existían, tendrán un discreto entierro en cuanto Villegas tome posesión.

El problema para Santos, como bien conoce ‘Timochenko’, no es la tregua, ni siquiera las encuestas, que lo desvelan, sino la terquedad de las Farc. Ni por el chiras aceptan que cometieron crímenes, que son culpables de incontables atrocidades, y sin un reconocimiento expreso de sus infinitas culpas no hay justicia transicional ni firma de paz posible. Santos se tragaría hasta con que ustedes lucharon legítimamente por el pueblo, respaldado por el Fiscal, pero buena parte de sus compatriotas y las leyes internacionales no dejan. De ahí que la agenda esté estancada y Santos, dispuesto a todo para agradar. Solo le quedan los calzones que entregar.

Salud Hernández-Mora

Más...

¿Pendejos otra vez?

Estamos cansados de que nos digan que las podridas costumbres políticas y judiciales cambiarán.

La película del equilibrio de poderes es una burda maniobra de distracción. Cambiarán dos cositas llamativas para que el poder corrosivo que conocemos, ese que compra y vende voluntades, permanezca incólume. Hay hechos que lo demuestran:

1.

La película del equilibrio de poderes es una burda maniobra de distracción. Cambiarán dos cositas llamativas para que el poder corrosivo que conocemos, ese que compra y vende voluntades, permanezca incólume. Hay hechos que lo demuestran:

1. Edgardo Maya. Lo escogieron hace 9 meses, cuando supuestamente preparaban la profundísima reforma institucional. Fue Procurador por dos periodos, al mismo tiempo que clamaba contra la reelección presidencial. Nombró en la Procuraduría a las esposas de magistrados que le devolvieron el favor designándolo conjuez de la Corte Constitucional y después lo ternaron (impulsados por Rojas y Pretelt) para la Contraloría en el ‘roscograma’ habitual. Aunque había medio centenar de aspirantes a Contralor con mejores méritos, en el mundo político y periodístico se sabía que valía cinco la selección porque Presidencia tenía decidido que el cargo era para él. ¿A qué juegan, pues? ¿Esta vez sí que van a corregirse? ¿Como por qué?

2. Siempre encuentran una excusa para hacer leyes a la medida del interés del presidente de turno. Si a Santos le espantaba la reelección, ¿por qué no dio ejemplo y dejó que otra persona tomara el relevo? Antes fue por la seguridad y ahora, por la paz; el caso es sentirse imprescindible y legislar en beneficio propio.

3. Mientras se pavonean por lo equilibrado que dejarán el Estado, vean lo que cuecen en Córdoba los más íntimos aliados de Santos. ‘Ñoño’ Elías y Musa Besaile, cabezas visibles del concierto para delinquir que fueron los cupos indicativos, están urdiendo un pacto con Juancho López, ‘parapolítico’ del Partido Liberal y antiguo socio de Rafael Pardo, para llevar candidato único a la gobernación (el hermano de Musa). Con el aval del partido de ‘la U’ y la bendición entusiasta de la Casa de Nariño, se seguirán feriando el departamento.

4. Les doy otro ejemplo de esos benditos concursos de méritos por los que escogerán a los nuevos e impolutos magistrados. Es de pueblo, pero se aplica a lo que se viene, como vimos con Maya. En El Carmen de Bolívar obtuvo la mejor calificación para gerente de hospital un tipo llamado José Miguel Torres. No era de la cuerda del anterior alcalde, por lo que le hicieron todo tipo de barrabasadas para no nombrarlo. Con tutelas y demás, logró la designación. Viene el nuevo alcalde, Pacho Vega, aficionado a robar, y saca el concurso de méritos con la Universidad Santo Tomás. Gana de nuevo Torres, y esta vez le fue peor. Pacho Vega le armó una farsa judicial que no solo le impidió ejercer su cargo, sino que lo tiene al borde de la cárcel. De pronto en la capital hacen las trampas más elegantes, pero el resultado es igual.

5. En Campoalegre y Manantial, veredas de Lorica (Córdoba), mandan ‘los Urabeños’ porque es una de las rutas que dan al mar. Para desequilibrar su poder y mostrar a los niños que hay salidas mejores, con fondos de la ola invernal del 2010, están terminando un colegio de apariencia preciosa (y fallas notables). Pero como el país es el que es, a ‘los Urabeños’ les dan una comisión del 10 por ciento del contrato para que dejen trabajar; porcentaje razonable, puesto que pedían el triple y está en sintonía con lo que cobran funcionarios públicos. Es decir, con una mano equilibramos y con la otra volvemos a desequilibrar. El poder criminal está directamente relacionado con la inoperancia estatal, que no resuelve ese famoso equilibrio.

Conclusión: quienes crean que esa chapuza o la de la constituyente fariana del Fiscal cambiará las podridas costumbres políticas y judiciales, perfecto. Otros estamos cansados de que nos crean pendejos.

SALUD HERNÁNDEZ-MORA

. Lo escogieron hace 9 meses, cuando supuestamente preparaban la profundísima reforma institucional. Fue Procurador por dos periodos, al mismo tiempo que clamaba contra la reelección presidencial. Nombró en la Procuraduría a las esposas de magistrados que le devolvieron el favor designándolo conjuez de la Corte Constitucional y después lo ternaron (impulsados por Rojas y Pretelt) para la Contraloría en el ‘roscograma’ habitual. Aunque había medio centenar de aspirantes a Contralor con mejores méritos, en el mundo político y periodístico se sabía que valía cinco la selección porque Presidencia tenía decidido que el cargo era para él. ¿A qué juegan, pues? ¿Esta vez sí que van a corregirse? ¿Como por qué?

2. Siempre encuentran una excusa para hacer leyes a la medida del interés del presidente de turno. Si a Santos le espantaba la reelección, ¿por qué no dio ejemplo y dejó que otra persona tomara el relevo? Antes fue por la seguridad y ahora, por la paz; el caso es sentirse imprescindible y legislar en beneficio propio.

3. Mientras se pavonean por lo equilibrado que dejarán el Estado, vean lo que cuecen en Córdoba los más íntimos aliados de Santos. ‘Ñoño’ Elías y Musa Besaile, cabezas visibles del concierto para delinquir que fueron los cupos indicativos, están urdiendo un pacto con Juancho López, ‘parapolítico’ del Partido Liberal y antiguo socio de Rafael Pardo, para llevar candidato único a la gobernación (el hermano de Musa). Con el aval del partido de ‘la U’ y la bendición entusiasta de la Casa de Nariño, se seguirán feriando el departamento.

4. Les doy otro ejemplo de esos benditos concursos de méritos por los que escogerán a los nuevos e impolutos magistrados. Es de pueblo, pero se aplica a lo que se viene, como vimos con Maya. En El Carmen de Bolívar obtuvo la mejor calificación para gerente de hospital un tipo llamado José Miguel Torres. No era de la cuerda del anterior alcalde, por lo que le hicieron todo tipo de barrabasadas para no nombrarlo. Con tutelas y demás, logró la designación. Viene el nuevo alcalde, Pacho Vega, aficionado a robar, y saca el concurso de méritos con la Universidad Santo Tomás. Gana de nuevo Torres, y esta vez le fue peor. Pacho Vega le armó una farsa judicial que no solo le impidió ejercer su cargo, sino que lo tiene al borde de la cárcel. De pronto en la capital hacen las trampas más elegantes, pero el resultado es igual.

5. En Campoalegre y Manantial, veredas de Lorica (Córdoba), mandan ‘los Urabeños’ porque es una de las rutas que dan al mar. Para desequilibrar su poder y mostrar a los niños que hay salidas mejores, con fondos de la ola invernal del 2010, están terminando un colegio de apariencia preciosa (y fallas notables). Pero como el país es el que es, a ‘los Urabeños’ les dan una comisión del 10 por ciento del contrato para que dejen trabajar; porcentaje razonable, puesto que pedían el triple y está en sintonía con lo que cobran funcionarios públicos. Es decir, con una mano equilibramos y con la otra volvemos a desequilibrar. El poder criminal está directamente relacionado con la inoperancia estatal, que no resuelve ese famoso equilibrio.

Conclusión: quienes crean que esa chapuza o la de la constituyente fariana del Fiscal cambiará las podridas costumbres políticas y judiciales, perfecto. Otros estamos cansados de que nos crean pendejos.

SALUD HERNÁNDEZ-MORA

Más...