¿País de cobardes?

Para los magistrados, los policías no son ciudadanos sino objetivos terroristas legítimos.