¿Pendejos otra vez?

Estamos cansados de que nos digan que las podridas costumbres políticas y judiciales cambiarán.

La película del equilibrio de poderes es una burda maniobra de distracción. Cambiarán dos cositas llamativas para que el poder corrosivo que conocemos, ese que compra y vende voluntades, permanezca incólume. Hay hechos que lo demuestran:

1.

La película del equilibrio de poderes es una burda maniobra de distracción. Cambiarán dos cositas llamativas para que el poder corrosivo que conocemos, ese que compra y vende voluntades, permanezca incólume. Hay hechos que lo demuestran:

1. Edgardo Maya. Lo escogieron hace 9 meses, cuando supuestamente preparaban la profundísima reforma institucional. Fue Procurador por dos periodos, al mismo tiempo que clamaba contra la reelección presidencial. Nombró en la Procuraduría a las esposas de magistrados que le devolvieron el favor designándolo conjuez de la Corte Constitucional y después lo ternaron (impulsados por Rojas y Pretelt) para la Contraloría en el ‘roscograma’ habitual. Aunque había medio centenar de aspirantes a Contralor con mejores méritos, en el mundo político y periodístico se sabía que valía cinco la selección porque Presidencia tenía decidido que el cargo era para él. ¿A qué juegan, pues? ¿Esta vez sí que van a corregirse? ¿Como por qué?

2. Siempre encuentran una excusa para hacer leyes a la medida del interés del presidente de turno. Si a Santos le espantaba la reelección, ¿por qué no dio ejemplo y dejó que otra persona tomara el relevo? Antes fue por la seguridad y ahora, por la paz; el caso es sentirse imprescindible y legislar en beneficio propio.

3. Mientras se pavonean por lo equilibrado que dejarán el Estado, vean lo que cuecen en Córdoba los más íntimos aliados de Santos. ‘Ñoño’ Elías y Musa Besaile, cabezas visibles del concierto para delinquir que fueron los cupos indicativos, están urdiendo un pacto con Juancho López, ‘parapolítico’ del Partido Liberal y antiguo socio de Rafael Pardo, para llevar candidato único a la gobernación (el hermano de Musa). Con el aval del partido de ‘la U’ y la bendición entusiasta de la Casa de Nariño, se seguirán feriando el departamento.

4. Les doy otro ejemplo de esos benditos concursos de méritos por los que escogerán a los nuevos e impolutos magistrados. Es de pueblo, pero se aplica a lo que se viene, como vimos con Maya. En El Carmen de Bolívar obtuvo la mejor calificación para gerente de hospital un tipo llamado José Miguel Torres. No era de la cuerda del anterior alcalde, por lo que le hicieron todo tipo de barrabasadas para no nombrarlo. Con tutelas y demás, logró la designación. Viene el nuevo alcalde, Pacho Vega, aficionado a robar, y saca el concurso de méritos con la Universidad Santo Tomás. Gana de nuevo Torres, y esta vez le fue peor. Pacho Vega le armó una farsa judicial que no solo le impidió ejercer su cargo, sino que lo tiene al borde de la cárcel. De pronto en la capital hacen las trampas más elegantes, pero el resultado es igual.

5. En Campoalegre y Manantial, veredas de Lorica (Córdoba), mandan ‘los Urabeños’ porque es una de las rutas que dan al mar. Para desequilibrar su poder y mostrar a los niños que hay salidas mejores, con fondos de la ola invernal del 2010, están terminando un colegio de apariencia preciosa (y fallas notables). Pero como el país es el que es, a ‘los Urabeños’ les dan una comisión del 10 por ciento del contrato para que dejen trabajar; porcentaje razonable, puesto que pedían el triple y está en sintonía con lo que cobran funcionarios públicos. Es decir, con una mano equilibramos y con la otra volvemos a desequilibrar. El poder criminal está directamente relacionado con la inoperancia estatal, que no resuelve ese famoso equilibrio.

Conclusión: quienes crean que esa chapuza o la de la constituyente fariana del Fiscal cambiará las podridas costumbres políticas y judiciales, perfecto. Otros estamos cansados de que nos crean pendejos.

SALUD HERNÁNDEZ-MORA

. Lo escogieron hace 9 meses, cuando supuestamente preparaban la profundísima reforma institucional. Fue Procurador por dos periodos, al mismo tiempo que clamaba contra la reelección presidencial. Nombró en la Procuraduría a las esposas de magistrados que le devolvieron el favor designándolo conjuez de la Corte Constitucional y después lo ternaron (impulsados por Rojas y Pretelt) para la Contraloría en el ‘roscograma’ habitual. Aunque había medio centenar de aspirantes a Contralor con mejores méritos, en el mundo político y periodístico se sabía que valía cinco la selección porque Presidencia tenía decidido que el cargo era para él. ¿A qué juegan, pues? ¿Esta vez sí que van a corregirse? ¿Como por qué?

2. Siempre encuentran una excusa para hacer leyes a la medida del interés del presidente de turno. Si a Santos le espantaba la reelección, ¿por qué no dio ejemplo y dejó que otra persona tomara el relevo? Antes fue por la seguridad y ahora, por la paz; el caso es sentirse imprescindible y legislar en beneficio propio.

3. Mientras se pavonean por lo equilibrado que dejarán el Estado, vean lo que cuecen en Córdoba los más íntimos aliados de Santos. ‘Ñoño’ Elías y Musa Besaile, cabezas visibles del concierto para delinquir que fueron los cupos indicativos, están urdiendo un pacto con Juancho López, ‘parapolítico’ del Partido Liberal y antiguo socio de Rafael Pardo, para llevar candidato único a la gobernación (el hermano de Musa). Con el aval del partido de ‘la U’ y la bendición entusiasta de la Casa de Nariño, se seguirán feriando el departamento.

4. Les doy otro ejemplo de esos benditos concursos de méritos por los que escogerán a los nuevos e impolutos magistrados. Es de pueblo, pero se aplica a lo que se viene, como vimos con Maya. En El Carmen de Bolívar obtuvo la mejor calificación para gerente de hospital un tipo llamado José Miguel Torres. No era de la cuerda del anterior alcalde, por lo que le hicieron todo tipo de barrabasadas para no nombrarlo. Con tutelas y demás, logró la designación. Viene el nuevo alcalde, Pacho Vega, aficionado a robar, y saca el concurso de méritos con la Universidad Santo Tomás. Gana de nuevo Torres, y esta vez le fue peor. Pacho Vega le armó una farsa judicial que no solo le impidió ejercer su cargo, sino que lo tiene al borde de la cárcel. De pronto en la capital hacen las trampas más elegantes, pero el resultado es igual.

5. En Campoalegre y Manantial, veredas de Lorica (Córdoba), mandan ‘los Urabeños’ porque es una de las rutas que dan al mar. Para desequilibrar su poder y mostrar a los niños que hay salidas mejores, con fondos de la ola invernal del 2010, están terminando un colegio de apariencia preciosa (y fallas notables). Pero como el país es el que es, a ‘los Urabeños’ les dan una comisión del 10 por ciento del contrato para que dejen trabajar; porcentaje razonable, puesto que pedían el triple y está en sintonía con lo que cobran funcionarios públicos. Es decir, con una mano equilibramos y con la otra volvemos a desequilibrar. El poder criminal está directamente relacionado con la inoperancia estatal, que no resuelve ese famoso equilibrio.

Conclusión: quienes crean que esa chapuza o la de la constituyente fariana del Fiscal cambiará las podridas costumbres políticas y judiciales, perfecto. Otros estamos cansados de que nos crean pendejos.

SALUD HERNÁNDEZ-MORA