Todo por la plata

Las campañas electorales hacen milagros. El candidato Santos se puso bravo, ofreció abultada recompensa y juró que el asesinato de los dos policías en un área rural de Tumaco no quedará sin castigo. Pero todos sabemos que, después de elecciones, dejará que las Farc cubran sus crímenes de mentiras, impunidad y olvido.