Entradas etiquetadas: Chávez

Columna

Fuera, Chávez

El futuro de Venezuela nos afecta a todos. Es vital para la región que impere el Estado de derecho.

Qué gustazo ver sacar de la Asamblea Nacional las fotos del coronel y demás parafernalia chavista. Si bien sabemos que el país hermano vivirá tiempos turbulentos porque los perdedores harán todas las trampas posibles, había que disfrutar el momento. Lo único que emborronó la jornada gloriosa, al margen del griterío habitual de los herederos del funesto dictadorzuelo, fue la imagen de un Adeco presidiendo el Poder Legislativo. Si el veterano Ramos Allup fuese generoso, virtud escasa en los políticos, habría dejado el puesto a otro. Fueron ellos y los copeyanos, con sus gobiernos corruptos, los responsables de que Chávez llegara a Miraflores.

Aunque su partido obtuvo más curules, su figura representa el pasado y algunas de sus intervenciones públicas, de un radicalismo exacerbado, no parecen las mejores para el escenario que se avecina. Buena parte de los votos de la MUD son de chavistas desencantados, así que es imprescindible actuar con inteligencia y no caer en provocaciones, para que no se bajen del tren. No darán el revolcón que Venezuela necesita ni echarán a Maduro y sus 40 ladrones, si no los tienen a bordo. Parece más lógica la posición de Henrique Capriles o Ramón Muchacho, que representan el cambio y piden actuar con mesura y sin precipitaciones para no perder adeptos.

Tampoco resultó adecuada la pancarta de Lilian Tintori con que exigía amnistía. Ella ha sido una figura esencial a la hora de visibilizar la injusta encarcelación de líderes opositores, pero sería preferible dejar atrás el protagonismo y los tiempos del activismo ciudadano en determinados eventos. Es innecesario recurrir a lo mismo de antes si ya la mayoría parlamentaria asumió como prioritaria la liberación de los únicos presos políticos que quedan en Suramérica.

Los integrantes de la MUD, que demostraron con creces ser capaces de anteponer los intereses de su patria a sus ambiciones personales, no pueden fallarnos en la etapa más decisiva y compleja. El futuro de Venezuela nos afecta a todos, no solo a los venezolanos, puesto que es vital para esta región que desaparezca el régimen abusivo y corrupto que impuso Chávez e impere el Estado de derecho. Pero no lo lograrán si antes de planear la salida de Maduro en solo seis meses no consolidan su unión y muestran a sus compatriotas que pueden legislar unidos, sin darse codazos en la competencia por ser el próximo candidato opositor a Presidente.

No vaya a ocurrir lo de España, donde la desmedida ambición y estrechez de miras de algunos dirigentes amenazan con precipitar la llegada al Gobierno de los seguidores españoles de Chávez. El presidente saliente, Mariano Rajoy, empecinado en mantenerse en el cargo, es un obstáculo para sellar un pacto de partidos moderados. Si ya de por sí resulta muy difícil la alianza entre conservadores y socialistas, al estilo de Alemania, la condición de que repita el conservador Rajoy la convierte en imposible. Aunque la política hace extraños compañeros de cama, para Pedro Sánchez, jefe socialista, resultaría insoportable apoyar a quien llamó corrupto en la cara hace nada. Solo si Rajoy dejara en su lugar a uno de los suyos, se abriría una posibilidad.

Sánchez, por su parte, también desea ser presidente a toda costa y esta es, quizá, su única oportunidad. Por eso intentará pactar con Podemos (marxistas-leninistas y aliados del chavismo) y una pléyade de partiditos infumables con tal de conseguir la mayoría parlamentaria.

No sé cuál es más impresentable.

SALUD HERNÁNDEZ-MORA

Columna

Mediocre, ambicioso e inseguro

Solía tildar a Chávez de payaso, de ególatra, de sátrapa. No lamenté su muerte, pensé que era lo mejor para Venezuela, que nadie podría superar su despótico mandato ni su legado más siniestro: la división de su país en dos mitades irreconciliables. Hasta que Maduro ocupó su puesto.